Todo sobre la Menopausia Precoz

Como ya hemos comentado previamente, existen una serie de casos en los que la menopausia se presenta demasiado temprano, es decir, antes de los 48-51 años. Estamos hablando de la menopausia precoz, en la que mujeres de edades incluso menores de 40 años pueden perder su capacidad de tener hijos. Este hecho llega a afectar a una de cada 100 mujeres de menos de 40 años y a una de cada 1000 menores de 30 años.

Los mecanismos por los que se puede producir este fenómeno son similares a los de la menopausia normal, es decir, se produce una disminución de las hormonas sexuales (sobre todo de los estrógenos) como consecuencia de la pérdida de función de los ovarios.

Aunque este proceso esté influenciado por diversos factores tales como el consumo de tabaco, el sedentarismo y la obesidad, las principales causas por las que los ovarios pierden su función son de origen desconocido. No obstante, en algunos casos este fenómeno suele estar relacionado con la aparición de determinadas enfermedades, así como de los tratamientos empleados para sanarlas. Entre los principales causantes de este grupo se encuentran:


1. Enfermedades genéticas:
La genética se considera un factor importante en la pérdida de función de los ovarios, ya que hay una gran posibilidad de que se den un mayor número de casos en miembros de la misma familia.


2. Enfermedades autoinmunes:
Este tipo de enfermedades se caracterizan porque se produce un fallo en nuestras defensas que hace que reconozcan a partes de nuestro cuerpo como “enemigos”, por lo que actúan contra ellos destruyéndolos.


3. Infecciones por virus:
Aunque no está comprobado, se cree que enfermedades infecciosas de origen vírico podrían producir una pérdida de la función de los ovarios.


4. Cáncer:
El cáncer es una enfermedad que causa sus devastadores efectos debido a que las células del órgano afectado crecen de manera incontrolada y distinta a las del órgano normal, por lo que se ve alterada toda su función. Cuando afecta a los ovarios, ya sea porque se ha originado allí o porque ha sido invadido por metástasis, este pierde su función reproductora.

Además, los tratamientos en esta enfermedad son también muy agresivos, y todos ellos pueden causar la menopausia precoz. La histerectomía, por ejemplo, es un procedimiento quirúrgico que elimina por completo el útero, las trompas de Falopio y los ovarios.

La quimioterapia y la radioterapia pueden provocar también la pérdida de función del ovario. 

Los síntomas que padecen las mujeres que sufren la menopausia prematura son idénticos a los de la menopausia normal y que ya han sido explicados anteriormente, aunque hay que tener en cuenta dos consideraciones.

La primera, es que la menopausia es un proceso que aumenta la fragilidad de la mujer a determinadas situaciones, como la osteoporosis o los problemas de corazón. Al aparecer antes, aumenta el riesgo de que se produzcan problemas de este tipo. Además, puede empezar a ver limitada prematuramente alguna de sus actividades habituales.

Por otro lado, los síntomas psicológicos tales como la depresión o la ansiedad son más intensos, sobre todo debido a la pérdida prematura de la capacidad de tener hijos o a trastornos del concepto que ella tenga de sí misma o de su papel en la vida.

El tratamiento es similar al de la menopausia normal, no existiendo una cura milagrosa que devuelva la fertilidad, y será explicado en los siguientes apartados, aunque las mujeres que padecen de menopausia precoz son más susceptibles de ser tratadas con fármacos antidepresivos, debido a la gran intensidad de los síntomas psicológicos que aparecen. 

comments powered by Disqus